ESTRENOS

jueves, 29 de diciembre de 2016

“Dios me ha dado otra oportunidad”, dice sobreviviente de accidente aéreo




“Quiero dar gracias a Dios, a todos los que lucharon conmigo. Siguen grabados en mí. Dios me ha permitido vivir. Gracias a todos, por todo lo que han hecho por mí”.

Las palabras de agradecimiento de Neto fueron expresadas el jueves (22) en el momento que en que el futbolista fue dado de alta del hospital donde fue había sido internado.
Clara fue quien le entregó la carta, ella estaba en la puerta de la unidad del hospital desde la mañana y tan pronto como el jugador salió la niña le entregó el papel.
“Él es un campeón. Dios lo llevó en sus brazos y le dio un fuerte abrazo para que pudiera resistir”, dijo Clara. Su madre, Jilvane Tomais también dio una entrevista a la televisión RBS, divulgada por G1. “Saber que él está vivo, que él está bien es maravilloso”.
“Situación difícil, pero feliz de estar vivo. Perdí muchos amigos, estuve inconsciente diez días”, dijo el jugador en una conferencia de prensa. En la ciudad de Chapecó, fue rodeado de fans que estaban a la puerta del hospital, Neto dios gracias a todos y entró en el taxi que lo esperaba.
La doctora Carolina Ponzi, responsable de la atención de Neto, asistió a la conferencia y dijo que el jugador “tenía una fantástica recuperación desde el punto de vista clínico”.
Sin embargo, durante la conferencia, Neto dio expresó nuevos agradecimientos. “Quiero dar gracias a Dios, a todos los que lucharon conmigo. Siguen grabados en mí. Dios me ha permitido vivir. Gracias a todos, por todo lo que han hecho por mí”.
Soñó la tragedia
Según el diario El Colombiano Neto es un milagro de 31 años. Fue el último rescatado de la tragedia, en medio de los gritos de auxilio que obligó a la rápida acción de los socorristas.
El defensor central, que pasó por Vasco Da Gama, Guaraní (Paraguay) y Santos, le contó a su esposa, Simone, que soñó que el avión en el que viajarían a Medellín se iba a caer.
“Sin embargo -relató la mujer entre lágrimas a un diario brasileño- que no le tomó mucha importancia al asunto y viajó”.
De los seis sobrevivientes del siniestro, el zaguero de 1.95 metros de estatura fue el último en salir de los escombros, con múltiples golpes en la caja torácica, algunos de gravedad.