ESTRENOS

martes, 17 de octubre de 2017

DIO COMIENZO LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ALIANZA EVANGÉLICA LATINA


Con la representación de 21 países representados provenientes de America Latina y España se reúne la Alianza Evangélica Latina (AEL) en Asamblea General del año 2017 en Paraguay, con la visión de aunar fuerzas, de vincularse fraternalmente para acordar estrategias de acción conjunta como “un sólo cuerpo, una sola iglesia”. Asimismo también se reúne la Plataforma Iberoamericana Fundamentos, quienes desarrollarán un encuentro con el tratamiento de diferentes temáticas de la ideología de género conforme al avance actual de cada país representado.

El programa comenzó con la bienvenida del presidente de ASIEP, pastor Santiago Maldonado quien con palabras de ánimo dijo que se espera con este encuentro “fomentar la amistad, comunión y compañerismo” entre los diferentes líderes representantes allí presentes. Además aseguró que “vivimos en una sociedad donde está de moda estar en contra de Dios y su Palabra, la Iglesia está llamada a ser una comunidad modelo desechando la violencia de los hombres. Hoy el Señor desafía al liderazgo a seamos protagonistas”.

Luego tomó la palabra el empresario Carlos Walde, de la Fundación Fortalecer, quien dio la bienvenida al Paraguay. Entre varios conceptos vertidos dijo que observó algunas cuestiones que llamaron su atención del liderazgo cristiano que “está en déficit con lo que el Señor quiere” e hizo un llamado a que el liderazgo cristiano sea “de servicio a las personas” que necesitan “escuchar a las personas en sus necesidades”.

Llamó la atención sobre organizaciones y gremios seculares que “han asumido con mayor ímpetu, sentido de urgencia y sacrificio de tiempo dedicado en trabajo en beneficio de sus asociado de lo que las organizaciones cristianos han dedicado. Especialmente mayor sentido de urgencia y sacrificio de tiempo dedicado. Nos cuesta, como pastores e iglesias, trabajar para el común”, aseguró.

Además el empresario instó a la pastoral a “ser más francos, buscar  resultados y hablar en los términos del mercado [en el sentido de quienes son los receptores de su trabajo] que tienen” y seguidamente hizo un llamado a la unidad donde afirmó que las “iglesias sueltas no pueden con las diferentes problemáticas sociales de hoy”.

Presentación de representantes y Mensaje inaugural


El pastor Rubén Proietti, presidente de AEL, tuvo a su cargo la presentación los representantes de cada uno de los países asistentes donde cada delegación tuvo la oportunidad de saludar a la Asamblea en nombre de su nación.

Posteriormente basándose en Isaías 58:1-12 Proietti mostró como viene el enemigo a hurtar, robar y destruír (Salmo 83:4-5) y llamó a “no hacernos los desentendidos frente a la cruel realidad  que vive la iglesia” (Prov. 24:11-12). También habló sobre qué significa ser una alianza y una iglesia unida. Donde destacó conceptos bíblicos como “el ejercito unido de Dios”, “la unidad en el vínculo del amor”.

En el mensaje se instaló la pregunta: ¿para que existe una alianza? que fue respondida en frases como: “estamos para llevar juntos la carga”, “para representar las alianzas nacionales” para “cooperar en la necesidad”, para “comunicar de una manera oficial y neutral de lo que hace Dios”.

Proietti afirmó que “es tiempo de hacer sentir la importancia de la alianza, no es búsqueda de prestigio, no es un membrete… si la alianza no cumple su función produce retroceso y desánimo”.

Además el presidente de AEL dijo que “la Alianza debe convocar para orar, para evangelizar, para actuar ante la necesidad, para declarar los principios de Dios. Si no lo hace la Alianza en el país, o la Alianza latina ¿quién lo va a hacer? ¿la iglesia local? ¿una denominación? ¿una entidad de servicio? La alianza no es una autoridad porque es todo fraterno, pero tiene autoridad dada por cada uno de sus integrantes”.

Finalmente subrayó que “la alianza está para llamar a todos para ser como UN SOLO HOMBRE” basado en el pasaje de Jueces 20:11.

Al culminar la primer sesión fue presentado el representante WEA (la alianza evangélica mundial en sus siglas en inglés), el pastor Roberto Robinson dio los saludos del presidente y su junta directiva. Asimismo brindó un breve mensaje de aliento para la unidad de la Iglesia en América Latina, en Europa y en todo el mundo.


Pastores Rubén Proietti y Enrique Montenegro 
orando por el empresario Carlos Walde