ESTRENOS

martes, 23 de mayo de 2017

Bus de la Libertad, fue agredido por activistas pro-gay en Colombia





El “Bus de la Libertad” (Free Speech Bus, en inglés) de la asociación HazteOir.org tuvo que ser resguardado por policías durante su gira en Bogotá, Colombia, ya que fue atacado por un colectivo de activistas pro-gay.

Un grupo alrededor de 50 personas, algunos de la comunidad LGTBI, le lanzaron pintura al autobús tratando de impedir su ingreso, según videos y testigos que presenciaron los hechos.
Se cree que la polémica se desató debido a que el autobús promueve una campaña que denuncia la imposición de la ideología de género en los centros educativos.

El concejal cristiano, Marco Fidel Ramírez, uno de los promotores de ésta iniciativa, aseguró que “al iniciar la gira los colectivos de la diversidad sexual nos han agredido con pintura y empujones y han impedido que el bus ingrese a la plaza (Bolívar), pese a que teníamos el permiso de la alcaldía”.

Este colectivo porta el lema “Los niños nacen niños. Las niñas nacen niñas. Es biología, no ideología”, con el que busca hacer frente a la ideología de género en Colombia.
Algunos de sus participantes contaron que: “aunque eran pocos, eran muy agresivos. Se pusieron delante del bus y no nos dejaron pasar”. Sin embargo, con refuerzos solicitados por la Policía, el autobús logró entrar a la Plaza Bolívar”.

Durante el evento de la presentación del bus, Angélica Narváez, presidenta del Movimiento Nacional por la Familia, leyó el Manifiesto por la Constitucionalidad, diciendo que “no aceptamos ni consentimos que Colombia esté avanzando a un Estado de facto frente al Estado de Derecho”.

También afirmó que “debido a la constante vulneración de los derechos y en especial de nuestros niños, imponiendo ideologías que van en contra de sus derechos, se hizo pertinente la iniciativa del “Bus de la Libertad”. Con este autobús, se ha denunciado esta ideología de género”.

“El poder público no puede jamás suplantar la soberanía popular, exigimos la garantía efectiva de los derechos de nuestros niños, quienes deben ser respetados en su integridad física y moral”, añadió.
Narváez salió exclamó respeto.

“La protección de nuestros derechos fundamentales: a la vida, a la libertad religiosa, de culto, de conciencia, a la autonomía educativa, al respeto hacia las confesiones religiosas, a la libertad del niño de educarse conforme a una educación moral. Porque es biología, no ideología. Y porque defendemos nuestro derecho a educar a nuestros hijos conforme a nuestros principios y valores”, concluyó.
El autobús ha recorrido desde el mes de febrero varias ciudades de Estados Unidos y España, donde también había sido objeto de violencia. Por eso, en su visita a Colombia, los promotores de la campaña habían evitado revelar la ubicación exacta del vehículo.

Mientras tanto este colectivo continuara su gira por Colombia con la misma consigna, solo que exigiendo el respeto por sus manifestaciones, pensamiento y defensa por los niños.